PasiónAjedrez: Ideas para el formato del Campeonato Nacional

sábado, diciembre 8

Ideas para el formato del Campeonato Nacional


Por Rodolfo Arias Formoso.

Resumen
Se propone un formato para el campeonato nacional absoluto, consistente en un “cerrado” de diez jugadores, así como en un mecanismo para la integración de este torneo.
Se sugiere que junto al nacional absoluto (denominado Nacional A), se juegue un Nacional B, también de diez jugadores.

Reflexiones iniciales
Si una persona que no sabe nada del mundo del ajedrez le pregunta a uno “¿qué es el campeonato nacional?”, una posible respuesta, en pocas palabras, sería: “es un torneo que reúne a los mejores del país, para determinar cuál es el campeón”.
Otros detalles, por ejemplo que el torneo tiene lugar una vez al año, vendrían luego en la conversación. Pero el primer dato habría sido el más importante, y estaría ya en la mente del que preguntó: “el torneo reúne a los mejores”.

El último campeonato nacional, recién concluido, tuvo un rasgo sorprendente: las treinta y seis partidas de los seis primeros contra los seis últimos se saldaron con un marcador de 32 a 0, con cuatro tablas, en favor de los primeros. Si se hubiera organizado un match tipo “Scheveningen” entre Valdés-González-Arias-Murillo-Durán-Alfaro, contra Angulo-Brenes-Bermúdez-Castro-Jiménez-Muñoz, el marcador habría sido 34 a 2.

Si bien es posible que los resultados cambien si el torneo se repite (digamos dentro de un mes), con los mismos doce jugadores, también es muy posible que una marcada diferencia entre el primer sexteto y el segundo vuelva a presentarse.

La interrogante salta con fuerza: si la élite (en otros deportes: “el alto rendimiento”) es tan pequeña que ya en un torneo de apenas 12 jugadores se presenta una diferencia tan abismal de fuerza entre la primera y la segunda mitad de ellos, ¿Será que el campeonato no debería ser de ese tamaño? ¿O será que la élite esta vez no estuvo completa?

Posiblemente sea una mezcla de ambos factores.
En todo caso, ya hace varios años me sorprendió que el campeón nacional juvenil y la campeona nacional tuvieran acceso directo. Se lo cuestioné a mi amigo Juan León. Él estuvo plenamente de acuerdo con la idea. “Es para foguearlos”, argumentó.
Ah, caramba, me dije. Si en un país se necesita utilizar el campeonato nacional absoluto como plataforma “de fogueo”, es porque estamos mal. Fogueos habría muchos y de muy diversos tipos, para promover nuevas figuras o para entrenar a las ya consolidadas, pero sacrificar el espíritu del campeonato nacional a tales fines me ha parecido un error.

Me remití a los campeonatos nacionales por antonomasia en la historia del ajedrez: los de la extinta URSS. Nunca se admitió a nadie que de previo no superara arduas y muy selectivas competencias. En cierta ocasión, allá por 1978, a mí me sorprendió ver que había un chamaco de 15 años entre los finalistas. Pensé: “alguien le hizo el favor”,  y luego me di cuenta de que para ser admitido en ese Olimpo había ganado un gigantesco torneo suizo, con muchos gm. Era nada más y nada menos que Garry Kasparov.
“La final de un campeonato nacional no debería ser un torneo para foguear nuevos jugadores”, le argumenté a Juan León. “De todas formas los que ganen siempre van a ser los mismos”, arguyó.

Una propuesta de formato: 10, todos contra todos
Creo que el mejor formato es el de todos-contra-todos. La eliminación por matches cortos (Wimbledon) se presta para “accidentes”, es decir la eliminación tempranera de jugadores fuertes, y el formato suizo no deja todo bien claro, por ponerlo en forma breve.
Mi propuesta es que la final del campeonato nacional sea de diez jugadores. La mitad estarían pre-clasificados, y la otra mitad saldría de un torneo clasificatorio. He subrayado “un”, porque me parece que el mecanismo de clasificación ha perdido claridad y justeza al repartirse “las entradas” entre varios torneos clasificatorios, algunos de los cuales no pasan de ser un abierto como tantos.

Del mismo modo en que la final absoluta no debe usarse para “foguear” nuevos talentos, creo que la repartición de cupos en ella no debe usarse para estimular la participación en algunos torneos.
Creo que 10 es un buen número, por estas razones, entre otras posibles:
·         Sí se puede armar un torneo de élite con esta cantidad de participantes
·         La duración, y por ende la organización, es muy manejable
·         La extensión, por otra parte, es suficientemente larga.

Nacional A y Nacional B
Propongo que en simultáneo con la final absoluta (Nacional A) se juegue un Nacional B, también de diez jugadores. Esta idea la tomo prestada del campeonato nacional de Francia.
Tal y como detallo más adelante, el ganador del Nacional B tendría derecho a jugar el Nacional A el año siguiente.
La idea de un Nacional B tiene varias justificaciones:
·         Hay más jugadores participando en las finales absolutas, lo cual genera más presencia, más volumen
·         Muchos jugadores apreciarán la oportunidad de jugar en el Nacional B, como consolación de no haber podido acceder a la final A
·         Se tiene el aliciente de un campo para el Nacional A del año próximo.

Integración del Nacional A
La primera vez que se aplique este formato (supongo que sería para el 2014, ya que para el 2013 ya hay jugadores clasificados, según el formato actual), el Nacional A estaría integrado de la siguiente forma:
·         Los tres primeros lugares del campeonato nacional absoluto del año anterior
·         Cinco clasificados de un torneo clasificatorio (ver formato para éste más adelante)
·         Los dos jugadores con Elo FIDE más alto, en el momento de hacer la convocatoria, que no sean parte de los dos puntos anteriores.
Nota: creo que el Elo FIDE es el mejor indicador: mide tanto el desempeño local, como el internacional, lo cual es relevante de cara a un torneo que se quiere sea de “élite”.

Integración del Nacional B
El Nacional B estaría integrado de la siguiente forma:
·         Campeona Nacional actual, o bien la mejor clasificada del último campeonato femenino, que no esté clasificada para el Nacional A.
·         Campeón Nacional Juvenil actual, o bien el mejor clasificado del último Nacional Juvenil, que no esté clasificado para el Nacional A.
·         Ocho clasificados (puestos 6 a 13) del mismo torneo clasificatorio de donde salieron los cinco que pasaron al Nacional A
Obsérvese que en este campeonato “B” sí se tiene espacio para que un juvenil o una campeona nacional tengan un roce de alto nivel, bajo el supuesto de que no hayan clasificado a la final A.

Formato para el torneo clasificatorio
Este torneo debe ser uno de los eventos más importantes del año. Percibo que ha perdido su relevancia en las últimas temporadas.
Se debe mantener el formato Suizo empleado hasta ahora. Sugiero que si hay 40 o menos participantes, sea a nueve rondas, y si son más de 40, que sea a once rondas.
Comprendo la conveniencia de que se juegue prioritariamente durante fines de semana, pero creo que las jornadas de doble ronda deberían limitarse mucho.
Tienen derecho a jugar este torneo:
·         Los tres primeros lugares del último campeonato nacional de segunda división
·         Los tres primeros lugares del último campeonato nacional juvenil
·         Las tres primeras del último campeonato femenino
·         La campeona nacional juvenil
·         Cualquier jugador con ELO nacional superior a 2000, o bien ELO Fide superior a 1900, que no esté incluido en alguno de los cuatro puntos anteriores.

Integración del Nacional A, a partir de la segunda vez
Luego de que este sistema se aplique por primera vez, la integración del Nacional A se modificaría un poco. Mi propuesta de integración:
·         El campeón y sub campeón nacionales actuales
·         El ganador del Nacional B del año anterior
·         Cinco clasificados de un torneo clasificatorio (con el formato ya antes sugerido)
·         Los dos jugadores con Elo FIDE más alto, en el momento de hacer la convocatoria, que no sean parte de los puntos anteriores.

Notas finales
Tengo claro que aquí faltan muchos detalles, pero es únicamente un esquema que puede ser aprovechado como un punto de partida.

Sé que la nueva Junta Directiva está emprendiendo un arduo trabajo de organización y conducción de nuestro ajedrez, y quizá sea la oportunidad adecuada para que se actualicen los reglamentos, relacionados en este caso con el campeonato nacional absoluto.

Quedo a la disposición de los señores Federativos y de Asociaciones, por si consideran oportuno que pueda apoyar en algo sobre este tema.    Saludos Cordiales.

No hay comentarios: